…Causas físicas

 

A veces, la depresión tiene una causa física. Puede ser originada por una enfermedad. El permanecer en cama por semanas o esperar que suelde un hueso fracturado puede dejarnos abatidos. Si nos dejamos vencer por ese abatimiento, el resultado puede ser un caso declarado de depresión. Además, algunas enfermedades, tales como la hepatitis infecciosa o la mononucleosis, tienden a dejar a sus víctimas en un estado de depresión.

Igualmente, algunas drogas recetadas por los médicos tienen efectos secundarios depresivos. Cuando use una medicina que le han recetado, tenga la precaución de preguntar a su médico si la medicina puede causarle tal reacción.

Además de estas causas físicas, existe otro tipo de depresión al que los expertos denominan “depresión endógena”. La palabra “endógena” significa “de origen interior”. La depresión endógena es una melancolía muy profunda causada por una falla en el balance químico del sistema nervioso.

La forma más severa de depresión endógena es la depresión maníaca. El depresivo maníaco alterna entre períodos de profunda tristeza y extrema felicidad. Durante un periodo de euforia puede actuar con apresuramiento, como casarse con una persona que apenas conoce, o comprar cosas a crédito sin posibilidad alguna de poder cumplir con los compromisos contraídos. Si conoce a alguien que presenta estos períodos de depresión y euforia, esa persona es probablemente un depresivo maníaco. Lo mejor que se puede hacer es someterlo al cuidado médico. El uso de una sustancia conocida como litio puede ayudarle a balancear la química de sus células nerviosas, esto le ayudará a no estar sometido de por vida a sus emociones inestables.

Sin embargo, muchas personas con depresión endógena no alternan entre la tristeza y la euforia. Simplemente permanecen hundidos, sin razón aparente, en un pozo de desaliento. Tales personas deben buscar ayuda profesional, porque hay formas de tratar su enfermedad. Muchos doctores recetan medicinas conocidas como antidepresivos tricíclicos, que ayudan a estabilizar la química de la célula nerviosa. Aunque tienen algunos incómodos efectos secundarios, los antidepresivos no causan adicción y son efectivos en alrededor del 35 % de los pacientes que los toman.

En casos de depresiones muy profundas, donde la idea de suicidio esta presente con mucha firmeza en la persona, suele utilizarse la llamada terapia electroconvul- siva (TEC). En las décadas de 1930 y 1940 se experimentó mucho con este método y se hizo mal uso de él, pero en la actualidad se comprenden mucho mejor sus efectos y desventajas. Usada apropiadamente la TEC no causa ningún dolor y es efectiva en cerca del 70 % de los casos en que es usada. Sin embargo, esta terapia puede tener un efecto secundario dañino. El paciente que recibe los shocks eléctricos suele experimentar una pérdida parcial de memoria. Quizás no se olvide de todo, sino sólo de los hechos más recientes. A menudo, todos, o la mayoría de los recuerdos, vuelven después de cierto tiempo.

No todos tienen acceso a esta ayuda profesional ni tienen dinero para pagarla. Sin embargo, es importante que busque ayuda profesional si su depresión o la de su ser querido es muy fuerte y se ha prolongado por mucho tiempo. Puede encontrar ayuda en hospitales y grupos de ayuda, en los cuales puede acceder a consultas gratuitas, o en algunos casos los costos resultan más accesibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: