El amor del Creador…

La depresión se da en la vida de todos los seres humanos. Y no es un mal que podamos ignorar, porque, literalmente, nos priva de la preciosa vida que Dios quiere que  disfrutemos.

Desde que por primera vez se diagnosticó este mal, hace más de 2.500 años, no se ha podido eliminar el desalentador tormento que produce y que afecta a tantas personas, llegando a producir profundos estragos en su vida. Para muchos expertos en la materia, la depresión causa mayor sufrimiento que cualquier otra enfermedad.

Al no poder enfrentar adecuadamente los diferentes problemas que a diario estamos expuestos, nuestro delicado sistema no resiste y se retrae de la realidad para defenderse y refugiarse. Produciendo, a menudo, un estado depresivo qué no nos permite “salir adelante”.

Una de las mayores causas de depresión es sentirnos separados de otras personas. Este sentimiento de separación nos deja sin fuerza y sin el estado de ánimo necesario para enfrentar la vida. Lo mismo ocurre con nuestra relación con Dios. Queriendo vivir nuestra propia vida sin la dirección de Dios, nos separamos de Él, y nos alejamos de su amor. Por eso nos sentimos solos. ¡Hemos dado las espaldas a nuestro Creador! Y este hecho repercute en toda nuestra existencia.

Dios, al enviar a su Hijo Jesucristo para morir por nosotros, demostró claramente que nos ama. Él sufre al vernos sufrir y le duele cuando estamos abatidos y deprimidos por las pesadas cargas de la vida. Este perfecto amor de Dios nos levanta, nos anima y nos inspira para confiar en Él sobre todas las cosas. No es que, de repente, nuestra vida se verá libre de problemas, sino que tendremos la confianza y la fortaleza para vivir porque estamos seguros de que Dios está con nosotros.

Una de las mejores terapias para una persona deprimida es estudiar las Sagradas Escrituras, la Palabra de Dios. No se trata de una lectura ligera, sino de un estudio serio de la Biblia. Al hacer esto, la gente aleja su mente de la depresión, y lo que es más importante, se ve cara a cara con las muchas y firmes promesas de Dios y descubre cómo el amor de Dios nos motiva a crecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: