Dios y Nuestras Crisis Económicas

Cuando la crisis económica afecta el hogar, bueno es recordar que Dios promete cuidarnos y darnos lo que necesitamos. Ante la desesperación y los conflictos que son tan  naturales, podemos tener la certeza de que Dios nos comprende; él sufre  al vernos aturdidos por los duros golpes  que sufrimos a causa  de nuestra condición humana. Por eso Jesucristo dejó a un lado toda su  gloria para ser el más pobre. Ni aun  tenía su propia casa. Pese a que tenía el poder para multiplicar los  panes y dar de comer a los pobres, nunca lo usó para su propio beneficio. Valoraba a la  persona por lo que era y no por lo que tenía o pretendía poseer.

Por lo que nos relata la Biblia a Dios no le costó nada  crear el mundo; simplemente dijo,  y su palabra lo creó todo.  Pero a Dios le costó la vida de su  Hijo para rescatarnos y perdonarnos. No fue fácil pagar el alto precio de todos nuestros fracasos y del  comportamiento lamentable de unos con otros,  especialmente en nuestros hogares. Dios mismo sudó gotas de sangre en la persona de Jesucristo para lograr lo que ninguno de nosotros puede conseguir: ser  liberados de la muerte misma, consecuencia de nuestra rebeldía contra Dios.

Por eso, para Dios somos su posesión más preciosa, y su más profundo  deseo es que confiemos en Jesucristo para recibir todos los beneficios de una renovada relación con él mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: